imageimageimageimageimageimageimageimage

Los tesoros que oculta el 'Mundo submarino'

Mundo submarino

Tres cuartas partes de la Tierra son agua. Y fue bajo este elemento donde surgió la vida y donde permaneció el 86% de su tiempo de existencia .

Hoy, sin embargo, este agua está siendo maltratada, envenenada, vaciada de esa vida en muchos lugares del globo. A la vez, quedan misteriosos reductos, a una profundidad de kilómetros, que aún no hemos explorado.

 

 

A esos océanos y esos mares dedica su última obra el naturalista y escritor Joaquín Araújo: 'Mundo submarino', un espectacular libro de gran formato, con imágenes captadas por los mejores fotógrafos. Una selección de 68 de ellas puede verse, también, en la exposición organizada en la Feria del Libro de Madrid, desde donde la muestra viajará a La Alhambra de Granada y, después, al Parque de las Ciencias de Valencia.

Pero para quienes quieran llevárselas a casa, se ha publicado esta obra, con la que se ha querido celebrar el Año de la Biodiversidad en torno a un espectáculo que, como asegura Araújo a ELMUNDO.es, "conmueve el corazón".

 

El autor tiene muy claro cuál era su objetivo: "Se trataba de reflejar los valores más atractivos de la vida en los océanos, pero también de poner de manifiesto que hay acciones humanas que lo ponen en grave peligro, como es el urbanismo feroz de los litorales, la sobrepesca o la basura".

 

Todo ello queda, impreso en brillantes colores, las 240 fotografías que tuvo que seleccionar de más de 6.000 que cayeron en sus manos, una tarea que reconoce que no fue fácil por la calidad de todas ellas.

 

Entre sus elegidas, no faltan las ballenas, ni la tierna escena de los osos polares con sus crías o esos peces de colores de las zonas tropicales que pintados por Van Gogh, ni medusas ni el temible tiburón blanco... Pero tampoco faltan las tristes imágenes de la costa gallega después del hundimiento del 'Prestige', ni la imagen de esos mismos osos polares revolcándose en la basura, ni la repulsiva isla de plásticos, tan grande como Francia, que anda a la deriva por el Océano Pacífico.

 

"He querido que el contenido fuera didáctico y que estuviera organizado, de forma que no faltaran las facetas más interesantes de la vida acuática y sin olvidar hacer un llamamiento a los ciudadanos de los problemas más graves de lo mares", señala el autor.

 

Araújo no puede evitar referirse a desastres como el que se está promoviendo en la costa de Tarifa (Cádiz) con la urbanización Valdevaqueros. "Es una clara agresión medioambiental, que se suma a otros muchos atentados contra las costas", denuncia.

 

Por ello, además de enseñar maravillas, también lanza mensajes a tener en cuenta por los ciudadanos, aun cuando vivan lejos del mar: "Les recomendaría que racionalicen el consumo de pescado, porque no puede ser que se tire la mitad de las capturas con la excusa de que no sirven para el consumo humano; y también ser conscientes de que millones de bolsas y otros objetos de plástico acaban en los océanos. Y, más cerca, no consentir urbanizaciones como la de Valdevaqueros".

 

Araújo comienza recordando que fue bajo la aguas donde comenzó la vida y la biodiversidad. Lograr que un día que esas aguas no mueran envenenadas es una importante tarea para la Humanidad. Ese es el mensaje de un libro que entra, sobre todo, por los ojos.

 

font. el mundo