imageimageimageimageimageimageimageimage

Dispensarios y oasis marinos: agua de mar frente al hambre y la enfermedad

Dispensarios y oasis marinos: agua de mar frente al hambre y la enfermedad

El griego Eurípides dijo que el agua de mar cura todas las enfermedades del hombre. Contiene todos los elementos de la tabla periódica y todas las moléculas necesarias para configurar la vida, una composición similar a la de nuestro plasma sanguíneo. Su consumo estimula la regeneración celular y enriquece los suelos para el cultivo. Por ello, los dispensarios y oasis de agua de mar crecen por el planeta.

 

La medicina natural la ha recuperado y confirma la investigación científica y la práctica médica del Dr. francés René Quinton, que luchó con éxito contra la desnutrición y las epidemias. La teoría de fondo es que la enfermedad tiene su origen en la deshidratación. Si nuestro cuerpo está necesitado de agua, cogerá este líquido de donde pueda, incluida la materia fecal en nuestros intestinos y colon, con la consiguiente intoxicación.

 

Médicos y terapeutas han comprobado que la ingesta diaria de agua de mar, o agua mineral con una pizca de sal marina provoca remisiones espontáneas del asma, diabetes, sobrepeso, artritis, dolores de espalda, angina de pecho, migrañas, colitis, colesterol, hipertensión, problemas de piel, y un largo etc…Así lo demostró también el Doctor Batmanghelidj, un médico iraní que con el uso de agua y cantidades mínimas de sal de mar curó gran cantidad de enfermedades crónicas.

 

Con estas pruebas se puso en marcha la Asociación OMDIMAR (Oasis y Dispensarios Marinos), cuya finalidad es la erradicación del hambre en el mundo por medio del agua de mar y la siembra de la salicornia. Esta es una planta altamente nutritiva para humanos y animales. Crece en las marismas y también es regable con agua de mar en zonas más pobres y desérticas. Su cultivo permite no solo la alimentación de poblaciones locales sino también la generación de empleo gracias a la explotación de los subproductos resultantes de la salicornia (aceite, harina, madera y piscifactoría en el ecosistema).

En Nicaragua, con el fin de luchar contra la desnutrición, mejorar la salud pública y reducir el gasto sanitario hay una red de 80 dispensarios marinos. Mientras, cincuenta médicos proporcionan gratuitamente agua de mar a los pacientes de sus clínicas. De hecho, OMDIMAR ha establecido una Red Mundial con Delegados en numerosos países para que lleven el mensaje de los beneficios del agua marina a las poblaciones más necesitadas.

“Con el conocimiento de las propiedades del agua de mar que puede ser recogida de forma gratuita y que es patrimonio de la humanidad, se puede al menos, evitar el sufrimiento y la muerte de muchos ciudadanos del mundo que mueren en el más absoluto de los silencios”.

 

OMDIMAR- : Oasis y dispensarios marinos


font. ecogaia.com